sábado, 1 de noviembre de 2008

La escalera imposible de Escher


(Litografía, 1960). «Escaleras arriba y escaleras abajo» unos monjes suben y bajan a la vez por la misma estructura del edificio, sin que ninguno de los dos grupos parezca estar haciendo algo distinto a lo que realmente se ve. Sin embargo, ese ascenso o descenso infinito es claramente imposible, aunque el espectador no puede encontrar la inconsistencia por mucho que mire la imagen. ¿Qué sucedería de lanzar una pelota escaleras abajo? Esta idea está basada en el modelo de escalera imposible creado porRoger Penrose junto con su padre. Penrose es un físico y matemático británico que también exploró el mundo de los objetos imposibles y la partición regular e irregular del plano.

8 comentarios:

Fantômas dijo...

Buen blog che! Te invito a darte una vuelta por el mío, creo que te puede llegar a interesar por las cosas que veo que posteás (y de paso si querés intercambiamos enlaces).

Mi blog, principalmente sobre música, lo podés encontrar acá:

Soy del Montón

Y también hace poco inauguré un foro en el que quizá te interese participar:

Soy del Montón Foro

Un abrazo.

Eneko dijo...

Eh! Gracias.
He echado un vistazo también al tuyo. Le seguiré atentamente.

CESAR LLAGUNO NOVALES, EDITOR dijo...

le es un leismo encartado. k dificil es saber cuando poner un lo o un le. lo le. lole y manuel

Eneko dijo...

HOYGAN, Tomo nota.

vito dijo...

ya te dije el otro día que da gusto ir a andar en bici contigo, y no por lo del deporte, sino por lo que se aprende. no se me olvidará esa carretera escheriana...

Eneko dijo...

Cesar: lo del le y lo puede ser más o menos complicado. Ahora bien, y puestos a corregir, creo que es más sencillo distinguir entre "k" y "que". Por recomentar...

Eneko dijo...

Vito: me resulta sospechoso que cada vez que vas a andar en bici conmigo digas que es un placer, y al mismo tiempo te quejes de que te duele el culo...
Por lo demás, gracias y cuando quieras.

CESAR LLAGUNO NOVALES, EDITOR dijo...

k y ke, fijate, nunca lo habia pensado. riete pero el leismo siempre nos ha traido por el camino de la amargura. le doy lo cojo que te meto