sábado, 1 de marzo de 2008

Marah y Deadstring Brothers en el Antzokia

Conciertazo el que pudimos vivir ayer en el Kafe Antzokia de una apuesta segura: Marah, y como teloneros los que hasta ese momento eran unos desconocidos para mi: Deadstring Brothers.



Comenzaron puntuales los Deadstring Brothers a eso de las 10 de la noche, y ya desde el primer tema, tuve esa sensación que tienes cuando descubres que lo que estas escuchando te gusta y sabes que lo que venga después será bueno. Pues si. Tengo que reconocer que estos tíos molan. Sonido muy Stones pero con un fondo country que se dejaba entrever.

Luego vino la apoteosis. Marah, con un directo arrollador, supieron combinar a la perfección temas de su nuevo disco "Angels of destruction" con temas de los discos anteriores y que los asistentes, muy numerosos por cierto, conocían a la perfección. Los hermanos Bielanko se metieron al público en el bolsillo, llegando al zenit de esa comunión cuando Serge se fue, armónica en ristre, hasta el centro de la sala mientras sonaba "The Dish washer's dream".

Si bien, el resto de la banda no eran los que conocíamos de otras ocasiones, estuvieron muy bien en su papel e incluso, el bajista tuvo algunos momentos en los que se vino arriba, como bien me apuntó Javier (nótese aquí un homenaje a Cubillo).


Deadstring Brothers


Marah

La nota negativa, si cabe alguna, son esas petardas que te sueles encontrar en los conciertos, que no dejar de hablar de su ultimo rollo, de que el pilates mola y que se creen que son tope enrolladas porque se fuman sus porritos pero luego van con bolsito. Un tostón, oiga.

Marah se han convertido en la gran esperanza blanca del rock and roll de nuestro tiempo. Su debut vio la luz hace diez años y desde entonces han sido muchos los que han querido sumarse a su amplia legión de fieles seguidores. Esto se debe a que pocas bandas actuales se muestran tan sinceras y comprometidas con lo que hacen como lo hacen estos cinco genios provenientes de Philadelphia.

En poco tiempo fueron fichados por la discográfica de Steve Earle, quien quedó prendado del sonido de Marah. Durante esta década de vida han grabado auténticas obras de arte que pasarán a la historia y, con suerte, serán recordadas como se merecen. Con "Angels of destruction" bajo el brazo, un rejuvenecido David Bielanko se muestra más optimista que nunca. Una vez superados sus problemas con el alcohol, está más implicado que nunca en las composiciones y es evidente que en este trabajo Marah ponen toda la carne en el asador. (La Guia Go)



6 comentarios:

Eneko dijo...

El de los Deadstring lo compre en el concierto, pero no me lo pudieron firmar porque no teniamos boli.
[Javier:] Te debo 10 europs.

Jim Garry dijo...

Gran concierto el de Marah la noche del viernes y yo tb me compre el de los Deadstring que me parecieron buenisimos.

Lo de la gente que no deja de hablar en los conciertos es un auténtico coñazo. No concibo ir a un concierto a dar la barrila todo el puto rato. En fin, rock on!

Saludos.

ganesh dijo...

la gente no deja de hablar ni de gritar ni de cantar ni de bostezar ni de beber ni de bailar ni de salpicar con la cerveza, faltaría más

Eneko dijo...

Ya. Es como los que comen pipas en el cine. Jode igual. Esta claro que pueden hacer todo eso. Pero cuando solo se dedican a salpicar con la cerveza ya jode un poco más. A unos más y a otros menos.

joey ramone dijo...

la gente no deja de hablar ni de gritar ni de cantar ni de bostezar ni de beber ni de bailar ni de salpicar con la cerveza, faltaría más

Zoe dijo...

Ups! Un déjà vu!