lunes, 26 de enero de 2009

The Smithereens + The City Lights



El sabado pasado, y después de haber salido ilesos del huracan (la casita destrozada), Javier y yo nos acercamos a Bilbo a disfrutar de lo que sin duda alguna podría ser uno de los mejores carteles de power-pop que se puede ofrecer. The Smithereens + The City Lights. La previa de pintxopoteo por el casco viejo no estuvo nada mal (que bueno ese solomillo, que sabroso ese foie, pasame una croqueta). Cogimos fuerzas y animamos el espiritu con unos vinitos.

Confieso que era mi primera vez en BilboRock y tenia ganas de ver como sonaba esta sala. El sonido, bueno, como en el Antzokia; capacidad, suficiente para estos bolos; el bar, curioso el bar: una fila de tios (y tias) delante de una máquina de refrescos con Heinekens a 1,10 y vasos de plástico a disposición del usuario. Imprescindible llevar cantidad suficiente de monedas sueltas.

En cuanto a lo musical, llegamos justo antes de que salieran a escena los City Lights y tomamos posiciones muy cerquita del escenario.
Los australianos The City Lights son de lo mejor de la década en power-pop. Lo demostraron con un directo arrollador con gemas como "What you gonna do?" o "A big star". De esto ha quedado reflejo en su último trabajo, "El Sol" (Bittersweet Recordings). La fuerza de Who, Redd Kross, las melodías de paisanos como Hoodoo Gurus o Dubrovniks. Explosivos y sin tregua.

Y después los cabeza de cartel. Un grupo histórico como The Smithereens. Vienen de New Jersey y en los 80 gozaron de gran predicamento. Encabezados por la voz, guitarra y composiciones de Pat DiNizio golpearon duro con discos como "Especially for you" o "Green thoughts" y canciones sólidas como "Strangers when we meet" "A girl like you" o la explósiva "Blood & roses". También con baladas preciosas y repletas de emoción como "In a lonely place". En los últimos años recopilatorios como "God save The Smithereens" o trabajos y visitas de Pat en solitario han mantenido su llama viva. Además sacan nuevo disco en marzo. El concierto de estos tuvo un comienzo un poco inquietante. Una primera parte con temas que no me llegaban a emocionar, y con el guitarrista en actitud de "esto no va conmigo" me hicieron pensar que no iba a ser un gran bolo. Sin embargo, la segunda mitad arreglo con creces la primera impresión y se desencadenaron temas con más fuerza. Tanto el guitarrista como el bajo (nuevo miembro de la banda) supieron ganarse al publico y creo que merece la pena destacar al bateria que, gracias a sus buenos tragos de Havana Club, estuvo en un nivel muy alto.

Como pegas, el sonido del bajo que fallo en algunos temas y la voz un poco tocada de DiNizio.
Al final lo pasamos bien y nos fuimos a casa como dos chicos buenos.

1 comentarios:

Lucky dijo...

Una pena que no tocaran "Strangers ..." aun así y a pesar de los problemas técnicos y tras superar la sorpresa de ver a Dinizio convertido en un ballenato pudimos disfrutar de un buen concierto.

Que buenos City Lights.